Nuestro mundo de misterio

Todo el mundo sabe alguna leyenda, o ha oído alguna vez una historia que se contaba en el pueblo hace unos años. Pues bien, Aragón Misterioso es una serie documental que ha nacido para recopilar todas esa leyendas e historias de las que todo el mundo sabe alguna parte y nadie el mismo final. A partir del 25 de Septiembre comenzamos con nuestra segunda temporada, en Aragón Televisión.

martes, 11 de noviembre de 2008

¡¡Viernes 14 de Noviembre, a las 00:20h!!

¿Puede aún la localidad de Villanova ser víctima del objeto de un maleficio del siglo XI?.
¿Qué extraña criatura vino con la descomunal tormenta que arrasó parte de Valdealgorfa en 1748?.
¿Participaron el diablo y la brujería en los sádicos asesinatos de Felipe Pasamar en Calcena?.
Esta semana, en ‘Aragón Misterioso’, el ilustrador aragonés Chema Lera nos introduce de nuevo en la tradición aragonesa con tres historias legendarias.
El primer reportaje recuerda una antigua leyenda alrededor de una piedra que se esconde, en precario equilibrio, en lo alto de la montaña sobre la que se asienta la localidad oscense de Villanova. Según esa leyenda, recordada y recogida por los vecinos, la piedra la colocaron los moros para que cayera sobre la Iglesia de San Pedro. Algo que, afortunadamente, no ocurrió, porque la Iglesia sigue en pie.
Además el programa visita la localidad turolense de Valdealgorfa, donde aún se guarda un romance del siglo XVIII que comenta la aparición de una fanstástica criatura Una serpiente alada que, sobrevolando la población, provoca numerosos destrozos en casas y campos. El reportaje se pregunta por las explicaciones que se dan en la localidad para explicar este testimonio histórico.
Por último, ‘Aragón Misterioso’ recupera de las páginas de los periódicos un hecho real unido a las creencias de los aragoneses. Se trata del llamado crimen de Calcena. Tres personas murieron a manos de un hombre convencido de que habían usado hechizos mágicos para acabar con la vida de su hija. Una información que, por otro lado, partió de una adivina a la que acudió el asesino para saber de qué había muerto la niña. La del crimen de Calcena es una historia que nos recuerda como los antiguos aragoneses estaban convencidos de la existencia de conjuros y habilidades diabólicas entre nosotros.